BUBISHER (Pájaro y biblioteca)

  Los vericuetos del conocimiento son con frecuencia cruces de caminos mal señalizados, que...

RAÍCES

Durante la agonía de Franco, España vendió y abandonó el Sáhara y a los saharauis; es...

LA DIMENSIÓN DEL TIEMPO

El tiempo es un término tan abstracto y tan misterioso, que es difícil dar una definición. Su...

EXPOSICIÓN FOTOGRÁFICA

En la Biblioteca Bubisher de la wilaya de El Aaiún hemos organizado una exposición fotográfica...

Archivo del autor

BUBISHER  (Pájaro y biblioteca) 0

BUBISHER (Pájaro y biblioteca)

 

Los vericuetos del conocimiento

son con frecuencia cruces de caminos

mal señalizados,

que no conducen más que al desconcierto,

mas a veces son trochas

en baldíos sedientos,

dispuestos a ser transitados,

como se transitan los deseos,

sin dejar de pisar el suelo.

Y a veces, por más que difíciles,

si no lo siembran de asechanzas,

llevan al nido de un pájaro mágico,

que sin cesar el aleteo,

espera la llegada

de los que aspiran a volar,

a su cuidado y en su nombre,

con alas de papel policromado.

A medida que suben

pueden ver desde arriba

a otra luz lo de abajo,

como a quienes los sueños

la realidad les esclarece.

Es el pequeño pájaro

la encarnación más delicada

del luminoso espíritu

que anima con su luz

las ansias de volar

de las criaturas a las que protege.

 

Desde su nido irradia

gracia y sabiduría.

 

Fernando Llorente. Del libro “De verso y piedra. La saharaui, una cultura de la tierra”. Ed. Alouda Cantabria, 2015

 

mayo 16, 2024 in Proyecto Bubisher
RAÍCES 0

RAÍCES

Durante la agonía de Franco, España vendió y abandonó el Sáhara y a los saharauis; es imperioso combatir esa supuesta normalidad del abandono. No ha sido, empero, la única traición que ha sufrido el Pueblo Saharaui; baste recordar el vergonzoso giro de Pedro Sánchez.

Ronda mi cabeza una imagen de Hamida Abdulah, bien conocido en el Sahara, en la que el viejo guerrero se muestra pensativo, inmerso en sí mismo en una profunda reflexión sobre los más de cincuenta años de vida entregados a la lucha; somos cautivos de la memoria y desgranamos los recuerdos que vienen a nuestra mente.

A Hamida Abdulah, antiguo coordinador del proyecto Bubisher —que es el encargado de construir, promuever, cuidar y gestiona las bibliotecas del desierto—, si le preguntas qué es lo que tiene en mente te dirá: «Estoy pensando en la independencia de mi Pueblo, es la única cosa que tengo en mi corazón, es una promesa con los mártires, es lo que estoy pensando». Son principios profundamente enraizados.

El Frente Polisario acaba de cumplir 50 años —y uno más— el pasado día 10 y otros tantos años se cumplirán el día 20 desde el primer ataque contra las fuerzas colonizadoras españolas. Con el paso de los años, el Frente Polisario ha tenido que volver a tomar las armas contra las fuerzas de ocupación de Marruecos, aun siendo conscientes del poderío militar y económico del reino alauita. No obstante, las raíces de la lucha saharaui son realmente profundas.

Y es que, como los propios saharauis dicen, «en el Sahara no hay tormenta que pueda parar la lucha del Pueblo Saharaui, que no hay viento en el mundo capaz de apagar la llama de la lucha polisaria.” La paciencia del camello, la resistencia en el desierto, el valor y la energía para el combate, el afecto y el compromiso, la determinación y la valentía, y, sobre todo, la razón de que la razón la tienen los saharauis; esas son las raíces de la lucha Pueblo Saharaui.

Josu Jimenez Maia

Traducido del original en euskera publicado en GARA el 13 de mayo de 2024

mayo 15, 2024 in Proyecto Bubisher
LA DIMENSIÓN DEL TIEMPO 0

LA DIMENSIÓN DEL TIEMPO

El tiempo es un término tan abstracto y tan misterioso, que es difícil dar una definición. Su naturaleza ha sido uno de los grandes enigmas de la humanidad y ha sido abordada desde perspectivas filosóficas, científicas y literarias.

En las distintas culturas y latitudes que forman nuestro mundo, el tiempo fluye de manera distinta, tiene valores diferentes y diferentes son las maneras de medirlo contabilizarlo, usarlo…

En occidente podríamos decir que el tiempo es algo que usamos para hacer cosas, que lo medimos con nuestros relojes, que lo planificamos y lo organizamos al milímetro con la frustración de que casi siempre nos falta. Es un tiempo lineal, rectilíneo.

Cuando visitas los campamentos saharauis, enseguida te das cuenta de que entras en otra dimensión del tiempo. Allí el tiempo se vive, se tiene, se hace; es algo subjetivo que va con las personas y que casi nunca falta.

Los saharauis hacen suya la frase “vosotros tenéis los relojes, nosotros el tiempo” del escritor tuareg Moussa Ag Assarid.

La espera y saber esperar es un arte complejo. En el exilio el tiempo se dilata. En las últimas cuatro décadas y media han vivido la invasión, la diáspora, el refugio y la resistencia, sin abandonar sus prácticas culturales, imperturbables con el paso del tiempo. Veamos algunos ejemplos:

El Saludo

La gente se saluda con un ritual que requiere tiempo. Preguntan por la familia, por los amigos, por la salud y si todo va bien. Para el visitante, es algo que sorprende si lo comparamos que nuestros saludos.

La ceremonia del té.

Los saharauis, a la ceremonia del té le dedican mucho tiempo, ya que la consideran, desde su preparación hasta su degustación, como un momento para disfrutar reunidos. Tres son los tés que las visitas deben aceptar. El primero amargo como la vida, el segundo dulce como el amor y el tercero suave como la muerte. Esta ceremonia define muy bien la esencia de su cultura. Todos tenemos la vida, todos buscamos el amor y todos tememos a la muerte.

El tiempo es muy lento para los que esperan y muy largo para los que sufren. En los campamentos de refugiados de Tinduf y en los territorios liberados, los saharauis esperan el referéndum de Naciones Unidas sobre el territorio que nunca ha llegado. Llevan años aguardando volver un día a sus tierras de nomadismo, pueblos y ciudades.

EN EL EXILIO, EL TIEMPO SE DILATA

Cándida Santiago

mayo 14, 2024 in Proyecto Bubisher
EXPOSICIÓN FOTOGRÁFICA 0

EXPOSICIÓN FOTOGRÁFICA

En la Biblioteca Bubisher de la wilaya de El Aaiún hemos organizado una exposición fotográfica que arroja luz sobre las condiciones de los niños antes y después de la creación del Frente Polisario, así como durante las distintas etapas de desarrollo del proyecto Bubisher en los campos de refugiados saharauis.

En el pasado había muy pocas escuelas y la mayoría de los niños vivían con sus familias beduinas y, por lo tanto, no estaban escolarizados. Hoy en día, el 99% de los niños disfrutan de educación gratuita.

El objetivo de esta exposición es explicar a los niños las difíciles circunstancias en las que se encontraban los niños antes de la Revolución Saharaui. Hoy, gracias al Estado Saharaui y a los Amigos del Sahara, especialmente en España, y sobre todo a quienes trabajan en el proyecto Bubisher, los niños tienen un rincón maravilloso donde disfrutar leyendo y realizando actividades y manualidades, porque las bibliotecas Bubisher en todas las wilayas, están equipadas con cientos de libros que les brindan la posibilidad de desarrollar sus inquietudes y profundizar en sus conocimientos en un ambiente sereno.

 

Suadu Mahsan, Bibliotecaria Bubisher de El Aaiún

 

mayo 13, 2024 in Proyecto Bubisher
LA HAMADA 0

LA HAMADA

Aquella tierra estaba muerta. Muerta. O eso parecía. La badía estaba lejos y el mar todavía más. Más muertos que vivos estábamos nosotros, los sobrevivientes. Sin saber qué hacer.
¿Qué hacer? Nos preguntábamos todos.

Aquella tierra no sabía qué significaba la palabra hospitalidad y la soledad era su espíritu y su esencia. Desde el primer día, ella quería que nos fuéramos a otro lugar. Así que durante semanas y meses, se dedicó a mortificarnos con tormentas de arena, que barrieron de este a oeste, las primeras jaimas levantadas. Las mujeres volvieron a coser sus jaimas y muchas imploraron al Altísimo calmar aquella furia. Otras personas lloraron, pero la hamada no cedió.
Entonces comprendimos que solo había dos caminos: resistir o morir. No había otra salida.

No sé cómo explicarlo, pero de repente, la gente se levantó y como quien dice, sacudió el polvo del miedo que nos atenazaba a todos. Pequeños y mayores. El pueblo empezó a animarse y a darse esperanza unos a los otros. Así arrancó la vida en la hamada. Las mujeres se fueron a buscar agua, y comida y volvieron a coser y a levantar más jaimas caídas.

– No vamos a quedarnos aquí, decía una mujer.
– Volveremos pronto a nuestra tierra. inchalah. Animaba otra.

Escuchando aquellas palabras, la hamada empezó a relajarse y a tratarnos como viajeros que estaban de paso. Como otros, que habían cruzado aquella inmensidad a pie, o en caravanas de camellos durante siglos.

Nada nos ligaba a esta tierra. Los restos de nuestros ancestros estaban en la badía. No en este infierno. En la hamada no había cementerios. Pero las primeras tumbas fueron las de nuestros niños y niñas, que morían de diarreas, de sarampión o de hambre. De impotencia y nostalgia fallecían nuestros ancianos.
Aprender a resistir en un nuevo paisaje no era tarea fácil. Cada escuela levantada, cada hospital, era una alegría, y cada hombre caído en combate, era un inmenso dolor. Así era la hamada. Poco a poco, se volvió parte de nuestro cuerpo y alma.

Han pasado cincuenta años y la esperanza está cada vez más descolorida. Pero seguimos siendo viajeros y estamos aquí de paso. Entre nuestros ojos siguen posando los ojos del Sáhara.

¿Hasta cuándo? No lo sabemos.

Pero en la hamada también hay buenas nuevas, y sueños hechos realidad, como el proyecto Bubisher.

Hamada y Bubisher son actualmente dos palabras muy presentes en nuestras vidas. Y aunque las oigamos mil y cien veces, ojalá que nunca nos conduzcan a la indiferencia, sino a la acción y a la lucha. A la verdad  y a la magia de la justicia.

Liman Boisha    

mayo 13, 2024 in Proyecto Bubisher
SUEÑOS ENTERRADOS 0

SUEÑOS ENTERRADOS

Las notas de la melodía se esparcen por la habitación, la ventana está abierta, miro a su alrededor con la esperanza un poco decaída ya de tanto esperar, dibujo en mi mente un escenario, le añado ritmo y compás, todo es maravilloso, un sueño hecho realidad, un sueño imposible enterrado por la cálida, densa e interminable arena que me envuelve, la misma arena que me acoge y de la misma arena que quiero escapar, la misma arena que se ve por la ventana, aquella que pretende hacer que me olvide de una vez por todas de mi verdadero hogar. Pero de arena no se puede vivir y la esperanza no llena el estómago, mientras tanto sigo aquí esperando algún día volver a casa, esa casa donde debí crecer y es casa que sigo deseando algún día conocer.

Dúnia Hamudi Tortella

mayo 11, 2024 in Proyecto Bubisher
LLUVIAS 0

LLUVIAS

 

No es Sevilla, pero la lluvia en la Badía también es una maravilla, no sólo porque transforma la dura y seca hermosura del desierto saharaui en un no menos hermoso paraíso de fresco verdor -todo el desierto, oasis-, sino también porque para ello hace brotar del suelo el alimento conveniente y necesario para una dieta saludable de los rebaños de cabras y camellos de los beduinos. La lluvia en la Badía es una bendición. Por el contrario, en los campamentos de refugiados saharauis, es una maldición, que a la dureza y sequedad de la “hammada”, añade destrucción: la lluvia, con la complicidad del viento derriba jaimas y deshace los beits de adobe, como se disuelve una onza de chocolate en leche caliente.

En la Badía y en los campamentos se hace bueno el proverbio árabe, según el cual “la naturaleza de la lluvia es la misma, pero hace que crezcan espinas en los pantanos y flores en los jardines”. Hay algo de metafórico en el proverbio, y mucho de real, sin perjuicio de lo metafórico, si bien obvia que en los jardines también crecen flores con espinas, y no son sólo rosas.

Se han levantado unos espacios en los campamentos, en los que, afortunadamente, la lluvia real no es frecuente tras los cristales, y su carencia se compensa con los riegos precisos para que crezcan, tan pequeños, como refrescantes jardines a sus puertas: son las bibliotecas Bubisher, donde la metáfora de la lluvia responde a este otro proverbio árabe: “es la lluvia la que hace crecer las flores, no los temporales”. Es lluvia abundante en las bibliotecas Bubisher. Es la lluvia pausada de palabras leídas en silencio y dichas en voz baja; lluvia de palabras ajenas a los truenos de los gritos y a los aspavientos de las tormentas, palabras que se filtran por los sentidos y la sensibilidad de niñas y niños, adolescentes y jóvenes, hasta empapar los espacios de la emoción y la inteligencia, jardines en los que crecen las flores de la creatividad en libertad. Es lluvia que, mientras se prodiga, aleja el temor a la lluvia real en los campamentos, porque “golondrina que alto vuela no teme que llueva”, como dice uno de los muchos refranes sobre la lluvia en español. La golondrina nos trae la primavera, el renacer de la naturaleza, los colores más vivos del mundo. El bubisher, como la golondrina, es el pájaro que, en sus “nidos”, eleva las potencialidades humanas de quienes los frecuentan hasta niveles de seguridad y libertad, donde se disipan los temores a la lluvia real, que puede destruir, pues vuelan pertrechados para hacerles frente, con las armas del conocimiento y el escudo de la resistencia transformadora.

En la Badía, a veces, el bubisher vuela bajo y, como la golondrina, según otro refrán, “si el ala toca tierra, agua revela”. Entonces, se deja de metáforas y convoca a las nubes para que se confabulen y sean generosas con el desierto, conservando las espinas de sus talhas, eso sí, y los nidos de sus hermanos los cuervos.

En la Badía llueve realmente a gusto de todos, como a gusto de todos llueve metafóricamente en las bibliotecas Bubisher. En los campamentos, la lluvia, que asuela, debe de pillar despistado al bubisher.

Fernando Llorente

mayo 08, 2024 in Proyecto Bubisher
EL CIELO PROTECTOR 0

EL CIELO PROTECTOR

 

“Si del cielo pudiera cosechar

las estrelladas frutas,

La primera sería la del consuelo,

La segunda la del hondo pasado,

Y la mejor la del mañana preñado.”

 

Todo lo que es el Sáhara está en su cielo, testigo de sus pactos con la vida, con el pasado y con el futuro. En él viven eternamente los poetas y los sabios, los guerreros y los mártires, y se miran cada noche en el espejo de sus cementerios, y de día en el bullir de sus escuelas y bibliotecas, en las miradas de sus niños.

A ese cielo protector encomendamos cada paso, cada vuelo del Bubisher, sabiendo que estamos construyendo puentes entre la cultura oral y ancestral y la nueva cultura universal, y por eso furiosamente local, de los libros. Fue un compromiso vital con esa cultura que languidecía lejos del cielo, en el fuego fatuo de los móviles, y que ahora florece cada mañana en cada escuela y cada tarde en cada una de las cinco bibliotecas. Cada vez que un niño abre un libro en una de sus amorosas mesas, se enciende una nueva estrella en el cielo.

Gonzalo Moure

mayo 07, 2024 in Proyecto Bubisher
PALABRAS SOBRE RUEDAS 0

PALABRAS SOBRE RUEDAS

mayo 05, 2024 in Proyecto Bubisher
BIBLIOTECAS PARA LA RESISTENCIA 1

BIBLIOTECAS PARA LA RESISTENCIA

 

Ha transcurrido ya abril; abril de libros y bibliotecas y sus bondades, que son infinitas. Rememorar la parte más oscura de la historia de las bibliotecas tampoco está mal, sobre todo porque paradójicamente contándolo cobran más importancia todavía. Me refiero a la milenaria y habitual práctica de destrucción de bibliotecas como arma genocida de pueblos y culturas, que ha supuesto para la humanidad una de las mayores tragedias culturales. Traer esos pasajes dolorosos es entender el poder de los libros y reconocer lo importante que es y seguirá siendo la labor de creación, custodia y mantenimiento de bibliotecas, siempre, en cualquier lugar, y en cualquier situación por muy adversa que sea, algo de lo que saben mucho El Bubisher y sus comprometidas gentes.

La mayor parte de las grandes bibliotecas de la humanidad han desaparecido en conflictos bélicos. El enemigo sabe poner el dedo en la llaga. La quema intencionada de bibliotecas ha sido utilizada como arma arrojadiza de censura, originada en el odio y el deseo de dominar y hacer desaparecer por completo la cultura, idioma e idiosincrasia de los pueblos que las han sostenido; la desaparición de legado debilita, destruye la identidad y perjudica la prosperidad de las sociedades. Esta destrucción es una táctica que debería desaparecer para siempre.

Con la destrucción de la biblioteca de Alejandría se perdió una de las maravillas del mundo antiguo que ya nunca podremos recuperar; la de la biblioteca de Ninive en el actual Irak supuso la desaparición de las 22.000 tablillas de arcilla escritas por ambos lados sobre gramática, magia, religión, ciencias, arte, historia o literatura; la biblioteca imperial de Constantinopla, la última de las grandes bibliotecas del mundo antiguo, continuamente saqueada hasta su total destrucción nos privó para siempre de grandes obras de la literatura griega, muchas de ellas escritas sobre papiro; la destrucción de La Madraza de Granada, la desaparición de códices mayas y aztecas, el bibliocausto nazi, la destrucción de la biblioteca de Sarajevo, son algunos de estas dolorosas pérdidas del patrimonio de la humanidad, una lista de desastres que podríamos seguir alargando.

Por desgracia esta triste práctica bélica y genocida sigue hoy vigente. Ahora la perpetúa Israel en Palestina. La destrucción de bibliotecas en Gaza hace unos pocos meses ha sucedido porque han sido consideradas como objetivo bélico necesario para completar el genocidio. Israel ha bombardeado y hecho desaparecer los Archivos Centrales de Gaza, su Biblioteca Municipal, las bibliotecas universitarias, las bibliotecas de las mezquitas e incluso la prestigiosa librería y editorial Al Mansur. ¿Cómo puede ser que el ser humano siga siendo tan vil y continúe reproduciendo episodios históricos que sólo debieran ser recordados para no volverlos a repetir?

El Sahara Occidental también sufrió su particular tragedia cultural en la excelente biblioteca situada en la hoy ocupada Smara. Aquella también fue arrasada, en este caso por el coronel francés Mouret en 1913 cuando las ansias expansionistas de los colonos franceses aplicaron también aquello de ”destruye su legado y avanzarás en la destrucción de su identidad” El prestigioso Sheij Ma el Ainin que desde joven desarrollaría su vocación pedagógica e interés por la reflexión y la investigación, viajó y asentó las bases de su conocimiento para posteriormente escribir numerosos tratados de cuestiones religiosas, poesía, medicina, gramática, flora, usos y costumbres, viajes, etc. Su lucha anticolonialista le llevó a fundar la ciudad de Smara a finales del S XIX, donde construyó multitud de edificios entre los que incluyó la citada biblioteca que llegó a albergar más de 5000 volúmenes.

Dicen que Smara es el único asentamiento del Sahara Occidental construido por Saharauis. El resto de ciudades y asentamientos son de origen colonial.

Entonces, no debe ser casualidad. !Quizás fuera la magia del desierto la que durante 100 años desde la destrucción de la biblioteca de Ma el Ainin esperó hasta que los primeros impulsores e impulsoras del proyecto Bubisher decidieran asentar en el 2010 la primera biblioteca precisamente en la wilaya que lleva el mismo nombre. Es el Bubisher impulsando aliento de resistencia.

Koro Azkona

 

mayo 05, 2024 in Proyecto Bubisher
LIBROS 0

LIBROS

Cruzar el desierto y encontrarte con una niña vestida con un tutú de ballet. “¿Por qué vas hoy disfrazada, Lili?” Ella abre mucho los ojos, encoge los hombros, baja la mirada como avergonzada, pero cuando seguimos nuestro camino, la vemos alejarse libre y feliz en medio de la tierra polvorienta. Antes de llegar a las primeras jaimas, escuchamos el relincho. Es raro un caballo en mitad del infierno argelino, este desierto de los desiertos. Aquí solo hay cabras y camellos y ahora este caballo, que alza las patas y se encabrita montado, cuerpo contra cuerpo, por un muchacho de torso desnudo y ojos ciegos. Lo siguen cientos de caballos. Su trotar repentino levanta arena, se confunde con el grito eufórico del joven que los guía. En un abrir y cerrar de ojos, se pierden en el horizonte. Avanzamos hacia el lugar del que han salido la niña y los caballos, asombrados por el encuentro de lo insólito.
Caminar entre las jaimas y las casas de adobe y ver llegar a tres extravagante siluetas: un gigante, un joven de cabeza diminuta y un capitán barbudo y tatuado. Le siguen una niña pelirroja y un funambulista de enormes bigotes. Se ríen, gesticulan, espantan las moscas a su paso, y el sol del desierto cae sobre ellos y desaparecen con el viento que levanta de improviso un remolino de arena. Seguimos caminando y por la misma puerta por la que han salido vemos otros personajes curiosos: una niña con las trenzas disparadas y un mono al hombro, un chaval de sombrero de paja que navega por un río, un burro tierno y peludo, con ojos de espejo azabache, un trompetista, un lobo. Seguir caminando y entrar en la biblioteca del Bubisher y ya no sorprendernos. Descubrir el enigma de la presencia de lo extraordinario en la hamada. Agradecer el milagro, tomar un libro, leer. Soñar. Volver a la realidad y transformarla.

Mónica Rodríguez

mayo 05, 2024 in Proyecto Bubisher
NO HAY MEJOR BIBLIOTECA, PERO… 0

NO HAY MEJOR BIBLIOTECA, PERO…

Recientemente, la Biblioteca Pública “Gabriel García Márquez” de Barcelona ha sido galardonada con el premio a la Mejor Biblioteca Pública de 2023 que entrega la Federación Internacional de Asociaciones e Instituciones Bibliotecarias (IFLA) y Systematic.

Es la primera vez que entre los nombramientos a este galardón internacional se encuentra una biblioteca del sur de Europa. También es la primera vez que una biblioteca con casi 4.000 m² ha sido nominada al premio, ya que las últimas bibliotecas ganadoras disponían de una superficie mucho más extensa, como la Oodi Helsinki Central Library (Finlandia) con 18.000 m².

La “Gabriel García Márquez” ha sido la ganadora por la buena valoración de los siguientes indicadores: la interacción con el entorno y la cultura local, la calidad arquitectónica del edificio, la flexibilidad de los espacios y servicios, la sostenibilidad, el compromiso con el aprendizaje y conexión social, la digitalización y soluciones técnicas de los servicios, el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible que marca Naciones Unidas y la visión global del servicio que establece la IFLA.

Desde las bibliotecas del Bubisher queremos felicitar a la biblioteca “Gabriel García Márquez” y a la red de bibliotecas de Barcelona y les proponemos un viaje aún más al sur, a los campamentos de refugiados saharauis de Tindouf.

Allí florecen en cada una de las cinco wilayas sendas bibliotecas y una red de bibliobuses y en el exterior miles de kilómetros cuadrados que, lejos de empequeñecerlas las hacen inmensas. Las bibliotecas se construyeron a lo largo de los años y en su diseño colaboraron arquitectos como Clara Bailo o Roge Martín; sin remuneración, pagándose el viaje y trabajando durante meses con la cuadrilla. Alrededor de 30 bibliotecarias y bibliotecarios, conductores y guardianes saharauis trabajan en este proyecto.

Una vez, una duna se fue aproximando a una de las bibliotecas, se recostó sobre una de las paredes y se asomó por la ventana. Tuvimos que dejarla leer lo que quisiera y hacer otra biblioteca nueva en otro lugar.

En algunas de ellas un gran patio permite el aterrizaje y despegue de alfombras voladoras y los conductores de los bibliobuses cuando descansan se acuestan cerca de su vehículo sobre una estera, hasta que les alcanza el sueño contemplando las estrellas.

 

Por supuesto que los libros están debidamente tejuelados y clasificados por materias y cada vez hay más en árabe, porque nuestros bibliotecarios van a la Feria del Libro de Orán para ampliar los fondos y existe el servicio de préstamo. Además, cualquiera que necesite impartir un curso sobre higiene, primeros auxilios, cine, teatro, medio ambiente u otra materia tiene disponibles las salas de las bibliotecas.

Estando en medio del desierto, se han vuelto tan interesantes para los seres vivos que algunas mariposas en su migración anual han decido visitar los pequeños jardines de que disponen y en los que prosperan -de un modo un tanto desordenado- diversas plantas, incluidas varias jóvenes palmeras. Y hay duchas.

Pero el mayor atractivo, más allá de los edificios, los ordenadores, las mesas y estanterías (que fueron adquiridas gracias a una campaña de donaciones), o el fondo bibliográfico…son las lectoras y lectores: alegres, imaginativos, dispuestos a recrear y contarte el cuento que han leído; viajeros impenitentes por todos los parajes del mundo. Con sus ojos penetrantes escudriñan todo lo que tienen a su alrededor. Unas veces acuden desde las escuelas, en actividades programadas junto con los maestros, otras vienen desde las casas o desde las jaimas de la wilaya.

Hay bibliotecas que se construyen para que te encuentres como en casa y eso está muy bien. Hay bibliotecas que se hacen para que te encuentres en el mundo…y eso es algo extraordinario.

Emilio Sánchez

abril 27, 2024 in Proyecto Bubisher
AGUDO, PUEBLA DE DON RODRIGO, SACERUELA Y CHILLÓN, EN LAS ENTRAÑAS DEL BUBISHER 0

AGUDO, PUEBLA DE DON RODRIGO, SACERUELA Y CHILLÓN, EN LAS ENTRAÑAS DEL BUBISHER

¿Dónde mejor para celebrar el día, la semana del libro, que allí donde la vida florece entre las jaras? Pueblos que sufren la hemorragia de la despoblación, y que bibliotecarias y maestras suturan con la mejor medicina: los libros.
Este año eligieron “El niño de luz de plata”, para meterse en la piel de Najib, un niño saharaui que por amor, por verdadera amistad, elige el camino más difícil.
He de confesar que me sentí en el Sáhara. Eran niños manchegos, eran mujeres manchegas, pero el mismo fuego, la misma pasión.
Yo los miraba y les decía: tú estás haciendo cemento, tú decorando la pared, vosotros estáis poniendo las estanterías, vosotras colocando los libros, tú plantando un árbol en el jardín. No habéis leído solo un libro ni estáis charlando con uno de sus auotores, estáis construyendo una biblioteca, estáis estrechando la mano de Tuttu y Minetu, que escribieron “El niño”, y vosotras, maestras y bibliotecarias, estáis ayudando a Mina y Suadu, a Marmada, a todas las bibliotecarias del Bubisher a elegir la mejor lectura para hoy.
Esa es la inmensa fuerza del Bubisher, que está levantado por cientos, por miles de manos de niñas y niños limpios y soñadores, que ahora entienden y destacan una frase del libro que se convierte en una guía para sus vidas: “Un amigo…”
Gracias, Mamen, Isi, Raquel, Tomás, bibliotecarios también limpios e incansables, que lo habéis hecho posible. A todas las maestras y maestros de los cuatro pueblos, a todas las tiernas lectoras de los cuatro clubes de lectura, al escritor Samuel Alonso que les ha acompañado en la lectura. A todos, ayuntamientos incluidos, que habéis comprado más de cien libros del Bubisher para que se puedan pagar los sueldos de los de allí, para que sus bibliobuses puedan cargar sus depósitos y cambiar las ruedas, que habéis colaborado con donativos para hacer vuestro el Bubisher.
No, no podía haber elegido mejor lugar de lugares para celebrar el día del libro que el vuestro, entre jaras y encinas. Este año ha llovido más que nunca, y las dehesas revientan de flores y las escuelas de sonrisas. La mía también.
Gonzalo Moure
abril 26, 2024 in Proyecto Bubisher
HÁBLAME DE TI 0

HÁBLAME DE TI

(Destinado a las niñas y a los niños de las Bibliotecas Bubisher)

Soy un libro. Yo te cuento una historia a cambio de que tú me cuentes la tuya. ¿Cómo te llamas? ¿Por qué te pusieron ese nombre? ¿Cuántos años tienes? ¿Dónde vives? ¿Qué te trajo a esta biblioteca? ¿Qué buscabas y cómo me encontraste? ¿Qué te gusta hacer cuando no lees? ¿Quiénes son tus padres, tus abuelos? ¿Dónde nacieron? ¿Qué historias te contaban de pequeño? ¿Qué cosas te dan miedo? ¿Quiénes son tus amigos y a qué juegas con ellos? ¿Cuál es tu primer recuerdo? ¿Qué te hace feliz? ¿Cómo te imaginas de mayor? ¿Dónde te encantaría vivir? ¿Por qué te gustaría que te recordaran? ¿Qué lugares te apetecería visitar? ¿A qué personas admiras? ¿Qué cosas te disgustan? ¿A quién te gustaría parecerte? ¿Qué cambiarías del lugar en el que vives? ¿Tienes algún personaje de ficción favorito y por qué lo es? ¿Cuál ha sido tu viaje más emocionante? ¿Por qué a veces estás triste? ¿Has perdido a algún ser querido? ¿Cuál es tu mejor cualidad? ¿Tienes algún cuento que contarme…?

Soy un libro. Ya me has leído. Ahora, háblame de ti. Dame a leer tu libro.

Ricardo Gómez

abril 25, 2024 in Proyecto Bubisher
LA GRAN FIESTA DEL LIBRO 0

LA GRAN FIESTA DEL LIBRO

En las bibliotecas Bubisher, en los colegios, en las dairas…el libro fue el gran protagonista en una jornada en la que la imaginación de los niños, el trabajo de las bibliotecarias y la participación de jóvenes y adultos se sumaron para promocionar la lectura en los campamentos. Fue un día especial, aunque, a decir verdad, todos los días son varios los libros que se abren para que entren los niños a descubrir mundos fantásticos, muchos los que se prestan a jóvenes con inquietudes y a adultos que aman la lectura. Es bonito celebrar el día del libro, pero más emocionante es saber que los libros tienen vida, salen de las estanterías, van y vienen, se abren con ganas y se cierran con la sensación de haber disfrutado del tiempo de lectura.

 

abril 24, 2024 in Proyecto Bubisher
¿ QUÉ ES UN LIBRO TOTÉMICO? 0

¿ QUÉ ES UN LIBRO TOTÉMICO?

 

@historiador en su perfil de X-Twitter, El vicio impune de leer, colgó hace unos días un post donde se preguntaba ¿Qué es un libro totémico? Él mismo nos daba la respuesta:

Es ese libro al que uno vuelve siempre, que marcó un antes y un después en la vida de uno o en su aprendizaje como lector. Ese libro que lees una y otra vez, completo o por partes. O ese capítulo o fragmento al que recurres cuando te encuentras triste, abatido, derrotado por las circunstancias y su sola lectura te devuelve la alegría por la vida, las ganas de volver a empezar o intentarlo de nuevo. El libro es «tuyo» exclusivamente por una diversidad de razones personales (las circunstancias en las que lo leíste, tal vez la persona que te obsequió o de quien lo heredaste, un momento clave de tu existencia que quedó grabado en la memoria que tienes de sus páginas, etc.).

El libro al que, como tótem, recurrimos para que nos proteja de la miseria de este mundo y que, como todo tótem, es nuestro ancestro: sin él, no existiríamos. Al menos, no como lectores.

En su escrito del día 9 de abril, http://www.bubisher.org/la-palabra-mas-hermosa-del-mundo/ el equipo del Bubisher en los campamentos saharauis, hacía una sugerencia a todos los lectores de nuestra web:

Nos gustaría saber cuál es para vosotros la palabra más hermosa del mundo, para decírselo a nuestros pequeños lectores. Porque también a través de vosotros aprenderán nuevas palabras hermosas.

Además de la palabra más hermosa del mundo, yo añadiría otra sugerencia: la de un libro totémico. Para enriquecer las lecturas de nuestros jóvenes.

Recogiendo el guante de nuestro equipo en el Sáhara. La palabra más hermosa del mundo, al menos para mí, es: Bubisher. No solo, porque es una palabra bella, conocida y admirada por muchas niñas y niños. Sino, porque es un libro abierto. Escrito mano con mano. Entre jóvenes y mayores, mujeres y hombres. Saharauis y ciudadanos de muchas partes del mundo. Bubisher es una tuiza universal. Por y para el pueblo saharaui. Y es un libro que se seguirá escribiendo y celebrando. En el exilio y ojalá muy pronto, en Tiris. En el mismísimo corazón de Leyuad. Libre de drones y de muros. O en las dunas de El Aaiún o frente al mar de Dajla.

Bubisher es la palabra más hermosa del mundo. Y, por qué no decirlo. Es un libro grandioso y excelente. Uno de nuestros libros totémicos. Y recomendamos su lectura a todo el mundo.

Limam Boisha

abril 21, 2024 in Proyecto Bubisher
¿DE QUÉ HABLAMOS CUANDO HABLAMOS DE LEER? 0

¿DE QUÉ HABLAMOS CUANDO HABLAMOS DE LEER?

SÉ IMBÉCIL, NO LEAS. Es el mejor reclamo de campaña para incentivar la lectura que he visto. Cuando leemos libros hablamos de ser libres, no imbéciles, en su sentido etimológico de debilidad. Bueno, y en el otro sentido también. Y punto.

Escuchaba el otro día a un amigo escritor decir a su joven auditorio que él no escribe, que él escrivive. Y cuando uno lee lo que otro ha escrivivido (y lo lee a su manera, que nunca es igual a la de otros lectores) hace pasar por su filtro lo que ve impreso. Que los libros tienen su propio destino ya lo había dejado escrito en el siglo III Terenciano Mauro, somos nosotros, convertidos en dioses, quienes organizamos el destino de personajes y tramas, quienes dotamos de vida a esas letras que se han encontrado como por arte de magia, la magia del escritor-vividor, en un papel en blanco y que están esperando a que nosotros, los lectores, juguemos con ellas a nuestro juego, con esa varita mágica que nos otorga el poder de la imaginación.

Es que leer es elegir entre opciones, es realmente un ejercicio de libertad que eleva al mortal a una condición superior, la de decidir primero qué y luego cómo va a leer. Y es entonces cuando hablamos de ser más libres, más cultos, más críticos, más poderosos, menos débiles. Y nosotros, que nos pasamos la vida haciendo de narradores de nosotros mismos, damos el salto y nos apoderamos del lenguaje de las palabras (el verdadero poder, en mi opinión) para construir el mundo que queremos con los elementos que nos cede el escritor. Y es en ese momento cuando somos realmente libres, nadie nos puede imponer nada que nosotros no queramos.

Dicen por ahí que se está perdiendo la magia de la lectura, acorralada por la magia de otras fuentes más atractivas. Si esto es así, que alguien me explique por qué en Persía, en el siglo X, el visir al-Sahib ibn Abdal al-Qasim Ismail viajaba por el desierto con su colección de 117.000 volúmenes, transportados en cuatrocientos camellos adiestrados para caminar en orden alfabético. Pero es que en la lectura que mi varita mágica me brinda, el visir llegó a Dajla y cuando se encontró en el Bubisher al niño de la foto le entregó ese cuento haciendo que continuara la magia del libro en forma de blanca sonrisa que augura nuevos sueños y nuevas lecturas. Y si, como dice José Antonio Marina, la lectura es, en sí misma, un universo, ese niño sonriente es Dios leyendo, eligiendo, cómo va a ser su universo.

Javier Bonet

abril 17, 2024 in Proyecto Bubisher
LEAN, LA ESTACIÓN AZUL DE LOS NIÑOS 0

LEAN, LA ESTACIÓN AZUL DE LOS NIÑOS

https://www.rtve.es/play/audios/la-estacion-azul-de-los-ninos-lean/

Libros para hacer un mundo mejor 13/04/2024 24:57

El programa de radio para toda la familia continúa celebrando el mes del libro. Esta semana nos centramos en lecturas que intentan hacer un mundo mejor. Leemos Abrazo de oso (Ed. Nube ocho) que aborda la amistad y la injusticia de los prejuicios. El escritor Gonzalo Moure se convierte en nuestro pasajero de honor y nos acerca el precioso proyecto Bubisher que establece bibliotecas en los campamentos de refugiados saharauis. Por supuesto, escuchamos los mensajes de nuestros pasajeros y regalamos cuentos en el concurso del Radioduende Preguntón. ¡Familias pasajeras, gracias por estar ahí!

 

abril 16, 2024 in Proyecto Bubisher
OTRO SOL ES POSIBLE 0

OTRO SOL ES POSIBLE

Bajo el sol del cielo todos los niños del mundo juegan. Pero en esos juegos del mundo de siempre no hay mucho más que ensayos de poder, a veces de crueldad. Los cachorros que se entrenan para convertirse en lobos.

En este sol de una pizarra del Bubisher hay otra versión del juego: compartir, respetar, ayudar.

¿Qué, si no eso, es una biblioteca? Otro sol, otra manera de ver a los otros, otra manera de ser uno con los demás. En árabe, “yo” se dice “ana”. En nuestra lengua, yo y nosotros son dos palabras que no se parecen nada. En árabe, la lengua de los saharauis, ana es yo, y nosotros es… Naana.

Eso dice ese sol de la fotografía: Naana.

Gonzalo Moure

abril 16, 2024 in Proyecto Bubisher
POESÍA  DE RESISTENCIA 0

POESÍA DE RESISTENCIA

Hace unos años, un venerable poeta saharaui, mientras arreglaba aparatos eléctricos en su jaima de la wilaya Smara, me contó que en los primeros tiempos de la revolución, cuando el éxodo y la guerra se hicieron inevitables, él recorría el desierto, visitando a las familias saharauis reunidas en firgam. Viajaba armado con sus versos. Versos de ardor combativo, que recitaba, con el objetivo de mantener firme el espíritu de resistencia de una población, que había quedado a la intemperie de la historia, y sólo de su lucha dependía el recuperar el lugar, que en ella les corresponde. “Muchos de mis compatriotas lloraban al escuchar mis versos”, terminó Bachir Ali Abderrahaman su relato, después de recitar para mí un poema militante.

Unos años más tarde, un joven poeta saharaui, que escribe en hassania, Mohamed Ali Mahamad, además de regalarme el recitado de un poema, que también grabé, me contó en su jaima de la wilaya Ausserd cómo, aprovechando los recursos tecnológicos, organizaban recitales poéticos, con música y baile, que transmitían a través de la TV del Sahara a los Territorios Ocupados, con el fin, igualmente, de mantener los ánimos de los jóvenes bien dispuestos para resistir el estado de terror al que les somete el invasor y ocupante reino de Marruecos.

Cuando, desde hace unos años, miro a una niña o a un niño, en las bibliotecas Bubisher, con un libro de aventuras en sus manos, quiero ver el poema en carne viva, que también quiso ser Gil de Biedma. La lectura es un acto revolucionario que, en la conciencia y sensibilidad de una niña o un niño va modificando la percepción de la realidad y el modo de sentirla, para ir situándose en ella, configurando un núcleo cultural, desde el que resistir y ayudar a resistir, que será el eje sobre el que giren las acciones que busquen la libertad y la justicia, de las que les hablan sus mayores y sus maestros. Es con la lectura cómo emprenden un proceso de conocimiento, que no excluye el juego, como primera praxis creativa. Así, tengo para mí la lectura como un acto poético, en el que el niño o la niña y el libro son dos hermosas estrofas de un poema de lúdica resistencia.

No toda poesía lo es, pero las que aquí refiero sí son armas cargadas de futuro.

Fernando Llorente

abril 12, 2024 in Proyecto Bubisher
LIBROS SEMILLAS DE LIBERTAD 0

LIBROS SEMILLAS DE LIBERTAD

 

23 de abril, Día del libro. Aunque para las y los que amamos los libros cualquier día pueden ser Día del libro.

Mis recuerdos más gratos de la infancia y la juventud están ligados a la lectura. Si tengo que recordar alguno de los regalos que me hicieron de niña, fue una adaptación de Alicia en el País de las Maravillas. El primer libro que me regaló mi padre. Recuerdo como si fuera ayer que tenía las tapas amarillas.

Más son los recuerdos ligados a los libros. Mi padre trabajaba realizando el mantenimiento de varias fábricas, entre ellas, el de La Papelera de Leiza. Cuando alguna tarde-noche le llamaban, esa noche como si fuera una noche de 24 de diciembre, apenas dormía nerviosa porque sabía que mi padre a la mañana siguiente nos despertaría a mí y a mis hermanas con un fajo de libros y tebeos viejos que le habían dado en la Papelera, salvados de ser triturados y convertidos en pulpa de papel. Libros y tebeos viejos que, para mí, eran un regalo y un tesoro.

Recuerdo también esos sábado y domingos que toda la familia acudíamos a ciertas tiendas de Pamplona para intercambiar tebeos.

Tuve la suerte de crecer en una casa llena de libros, tebeos y enciclopedias. Y quiero remarcar lo de suerte, aunque en mi juventud la afición a la lectura, a veces, me trajo problemas. Ya se sabe que los y las amantes de los libros somos bichos raros.

Creo sinceramente que soy lo que soy gracias a los libros. Los libros me han abierto las puertas a países a los que seguramente jamás viajaré, a épocas de la historia que no viví, a culturas desconocidas, a mundos mágicos y a realidades distintas a la mía. Me han dado conocimiento, espíritu crítico y libertad de pensamiento.

Por ser los libros semilla de libertad, es por lo que desde tiempos inmemorables, siempre han sido susceptibles de recelo todas las personas que leían. Los libros eran peligrosos y por ello, a las clases populares, sobre todo a las mujeres, no se les daba acceso a la lectura y a la cultura. Los libros se han quemado, se han destruido y se han inscrito en listas negras.

Por todo este bagaje, cuando conocí el proyecto Bubisher, el flechazo fue inmediato. Me enamoré de esta interesante y valiente iniciativa.

Por mi propia experiencia, sé que un libro es importante para, como he dicho anteriormente, convertir una persona en un ser crítico y libre. Y si un libro ayuda a una persona a ser libre, imaginaros una biblioteca, una biblioteca en África, en un desierto, en un campo de personas refugiadas.

Por todo ello, podemos decir que las bibliotecas en los campos de personas refugiadas saharauis son el semillero donde se está cultivando la libertad del pueblo saharaui.

Maite Ramos

 

abril 10, 2024 in Proyecto Bubisher
LA PALABRA MÁS HERMOSA DEL MUNDO 0

LA PALABRA MÁS HERMOSA DEL MUNDO

 

Después de leer el libro “La Fábrica de las palabras” hemos decidido hacer una actividad común en todas las bibliotecas. Les hemos preguntado a nuestros niños y niñas cuál es la palabra más hermosa del mundo, y estás han sido algunas de su respuestas:

SAHARA, porque es mi tierra, de mis padres y de mis abuelos

MADRE, porque es lo más bello del mundo

COOPERACIÓN, porque los adultos ayudan al los niños

COLEGIO, porque aprendo mucho y realizo mis sueños

AMISTAD, porque mis amigos son mi segunda familia

LIBRO, porque disfruto de la historia y sus dibujos

MADRUGADA, porque me recuerda el ambiente fresco

PÁJAROS Y FLORES, porque me gusta la naturaleza

JUEGOS, porque es mi pequeño mundo

PAZ, porque la gente se siente muy feliz

NOCHE, porque trae calma y serenidad

HERMOSA, porque produce un sentimiento maravilloso

MAR, porque recuerda la llegada del verano

HABLA, porque nos da la oportunidad de expresar lo que queremos

AMAR, porque te da la oportunidad de decir el amor que sientes

Ahora, nos gustaría saber cuál es para vosotros la palabra más hermosa del mundo, para decírselo a nuestros pequeños lectores. Porque también a través de vosotros aprenderán nuevas palabras hermosas.

Equipo Bubisher en los campamentos

 

abril 09, 2024 in Proyecto Bubisher
SIN LIBROS NO HABRÍA UTOPÍA 0

SIN LIBROS NO HABRÍA UTOPÍA

 

Frederick se inclina ante sus hermanos que le acaban de decir que es un poeta, y responde con una de las mejores frases de la historia de la literatura: “Ya lo sé.” Y es que la ficción es un enorme laboratorio en el que partiendo de lo que somos se experimenta con lo que podemos ser. Mejores. O no. Pero no importa la calificación, lo importante es que los libros, desde los de poesía hasta la más larga novela, nos han ido haciendo como somos, para bien y para mal, de donde se deduce que seremos lo que escribamos. Un poco quijotes, un poco Peter Pan. Acercar los libros a los niños es vestirlos con la bata de la investigación, es ponerles en las manos los tubos y los matraces para buscar en las palabras al hombre nuevo. Si un niño, saharaui o andaluz, palestino o colombiano, se identifica con Frederick, el maravilloso personaje de Leo Lionni y dice un poco sonrojado “Ya lo sé”, aún tenemos esperanza.

Gonzalo Moure

abril 09, 2024 in Proyecto Bubisher
EL BUBI EN SANTOÑA 0

EL BUBI EN SANTOÑA

 

Todos los alumnos de Secundaria, del colegio Sagrados Corazones, de Santoña, asistieron durante la mañana del lunes a la charla sobre el proyecto Bubisher impartida por nuestro compañero de ALOUDA CANTABRIA, Javi Bonet. Acogieron con enorme interés las explicaciones y fueron tremendamente curiosos a la hora de las preguntas y quedaron con ganas de participar de alguna manera en el proyecto. Sus profesoras recibieron del mismo modo la iniciativa y se plantean colaborar con nosotros a través de su biblioteca. Seguiremos en contacto con ellas para que así sea. Muchas gracias, amigas y amigos del Bubisher, contamos con vosotros. Vuestro entusiasmo solo es comparable a vuestras anchoas.

abril 08, 2024 in Proyecto Bubisher
EN LAS BIBLIOTECAS BUBISHER 0

EN LAS BIBLIOTECAS BUBISHER

 

En las manos de un niño

un libro es como un pájaro,

cuyo corazón palpita

con un ritmo muy pausado.

 

 

Entre cuentos y leyendas,

se dispensa mucho amor:

niñas y niños aprenden

que sí hay un mundo mejor.

 

 

La imaginación de un niño

se alimenta de aventuras,

que vive en la biblioteca,

embebido en la lectura.

 

 

Las bibliotecarias brillan

con luz propia, como hadas

que a niñas y niños prendan

con dulces sonrisas mágicas.

 

El Bubisher no es un libro,

pero un libro sí es un pájaro

con el que niñas y niños

emprenden vuelos muy altos.

 

 

 

Si un niño lee en voz alta

y otros, atentos, escuchan,

después sabrán compartirlo

en animada tertulia.

 

 

Aunque nunca se flaquea,

a veces llegan refuerzos:

son los del voluntariado,

con atractivos proyectos.

 

La enseñanza en libertad,

como con libertad se juega,

es el quehacer cotidiano

en todas las bibliotecas.

 

Hay belleza en cuanto se hace

con pasión y con ternura,

como en las bibliotecas

se difunde la cultura.

 

 

De la jaima a la escuela,

de la escuela al Bubisher.

del Bubisher a la jaima:

se pasa el día muy bien.

 

Fernando Llorente

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

abril 05, 2024 in Proyecto Bubisher
EL ABRAZO DE LOS LIBROS 0

EL ABRAZO DE LOS LIBROS

 

Perdón, quería escribir en el título EL LIBRO DE LOS ABRAZOS, pero el duende de las letras se ha puesto a jugar conmigo. Me explico: mientras limpiaba la estantería de los libros, que falta le hacía por cierto, me fijé en que curiosamente tengo este libro de Galeano en medio de otros dos suyos, LOS HIJOS DE LOS DÍAS y SER COMO ELLOS. Pues me parece que me está dando el artículo hecho, me dije, que ese duende juguetón me está obligando a llevar a mi querido uruguayo a cualquiera de nuestras bibliotecas de los campamentos. Ya habló Don Eduardo del Sáhara, de sus muros y de sus injusticias, y sentó cátedra cada vez que lo hizo. Me imagino a ese hombre leyendo un kamishibai en el Bubi de Smara. ¡Qué placer! Su voz, enorme a la par que dulce, se metería a buen seguro en los oídos de las niñas y niños, y de los mayores, quienes escucharían embelesados el cuento de Los tres Mohamed mientras las preciosas ilustraciones irían pasando por el butai acompañando con su cadencia oriental la musicalidad del texto en boca de Galeano.

Por la noche, con un cielo estrellado y único de fondo, un montón de gente nos sentaríamos con él en “la curva” y formaríamos un mar de fueguitos, ninguno de ellos igual al otro, y nos contaría el relato de aquel niño que fue por primera vez al mar, y cuando vio tan gran inmensidad, le dijo a su padre: “¡Ayúdame a mirar!”, o nos intentaría convencer de que, al igual que las uvas están hechas de vino, nosotros somos las palabras que cuentan que somos. Y entre té y té, con su lapicera, la misma que le pidió aquel niño en Ollantaytambo, nos dibujaría en las manos bichos, pájaros, serpientes, dragones. Yo, como me sé el cuento, ya llevaría pintado con tinta negra en mi muñeca izquierda un reloj y se lo mostraría al maestro, y al preguntarme si anda bien, yo le diría: “Atrasa un poco”.

Los hijos saharauis de estos días abrazan los libros del Bubisher y estoy seguro de que Galeano, y yo, y todos los fueguitos de la curva, quieren ser como ellos y disfrutar como ellos, y apasionarse con los cuentos y soñar con las aventuras de los libros, como soñaba la Helena de Galeano montada en un carro de caballos galopando al país donde sueñan los sueños: “Suéñeme, que le conviene. Suéñeme que le va a gustar”.

Javier Bonet

abril 05, 2024 in Proyecto Bubisher
DEL CORAZÓN A LA MANO 0

DEL CORAZÓN A LA MANO

Siempre necesitamos a alguien que nos empuje hacia delante para que podamos expresar lo que hay dentro de nosotros. Y dentro de cada niño y niña hay un mundo de emociones, deseos y fantasías. Por eso, les he propuesto que escriban, porque a través de la escritura son capaces de expresar lo que sienten, lo que piensan, lo que esperan. Y lo han hecho, han escrito historias sobre su tierra, sobre su orgullo de ser saharauis. Han escrito cuentos que sus madres y abuelas les han contado y cada uno lo ha hecho a su manera, pero todos con entusiasmo. El objetivo de esta propuesta no ha sido otro que el de explorar el pensamiento de los niños, su mundo interior y su forma de expresarlo.

En las escuelas hay lecciones diarias muy concretas en las que aprenden cosas útiles, pero en la biblioteca renuevan sus ideas y adquieren conocimientos y técnicas que les beneficiarán en su futuro. Por eso es tan grande y tan importante para todos nosotros este proyecto. Así que, gracias de nuevo a todos los que lo hacéis posible

Suadu Mahsan, bibliotecaria Bubisher de El Aaiún

 

abril 03, 2024 in Proyecto Bubisher
2 DE ABRIL, DÍA DEL LIBRO INFANTIL 0

2 DE ABRIL, DÍA DEL LIBRO INFANTIL

 

En este día, los niños y niñas del campamento de Smara han querido rendir un homenaje a Gloria Fuertes.

Después de leer varios de sus poemas y tomándolos como ejemplo, han escrito su propia poesía titulada “Primavera en un día de martes”

Y sumándome a su iniciativa, quiero dejar una pequeña reseña de la vida y la obra de esta entrañable poeta

GLORIA FUERTES , LA POETA DE LOS NIÑOS.

El 28 de julio de 1917 nace Gloria Fuertes en Madrid, en la calle de la Espada, del castizo barrio de Lavapiés, en el seno de una familia humilde.

De los 2 a los 14 años asiste a diversos colegios, entre ellos uno de monjas en la calle Mesón de Paredes, que ella recuerda en un poema:

«Me llevaron a un colegio muy triste
donde una monja larga me tiraba pellizcos
porque en las letanías me quedaba dormida».

Dada la escasez de medios con que contaba la familia, ella recuerda que era una “niña con zapatos rotos y algo triste porque no tenía muñecas”. Pronto encontró la manera de ayudar a su familia trabajando, como cuenta en el poema siguiente:

«Mi primer juguete, una máquina de escribir
(alquilada) con la que trabajaba
copiando direcciones,
me pagaban un céntimo por cada sobre…”

Sus primeros versos, los escribe a los catorce años.

En 1934 fallece su madre:

«A los nueve años me pilló un carro
y a los catorce me pilló la guerra;
a los quince se murió mi madre,
se fue cuando más falta me hacía…”

Todos estos acontecimientos adversos, intentaba mitigarlos con su afán por la lectura. Gloria tenía muy claro su destino de escritora y trataba que sus poemas fueran editados.
En 1932 se publicó su primer poema: Niñez, Juventud, Vejez… tenía catorce años.

A los 17 años, escribe su primer libro de poemas: Isla Ignorada

«Soy como esa isla que ignorada
late acunada por árboles jugosos
– en el centro de un mar
que no me entiende,
rodeada de nada,
sola sólo –
 

En 1939 y hasta el año 1953, comienza a trabajar como redactora de la Revista Infantil Maravillas, donde publicaba semanalmente cuentos, historietas y poesía para niños.

En 1947 obtiene el 1º premio de Letras para canciones de Radio Nacional de España.
En 1949 publica su libro Canciones para niños.
1950: publica Pirulí. (Versos para párvulos)  y organiza la primera Biblioteca Infantil ambulante por pequeños pueblos, llevando libros adonde éstos no llegan por falta de dinero o por el analfabetismo que todavía existía en España.

A mediados de los años 70 colabora activamente en diversos programas infantiles de TVE, siendo el popular Un globo, dos globos, tres globos y La cometa blanca los que la convierten definitivamente en la poeta de los niños. Recibe en cinco ocasiones el Aro de Plata y un Aro de Oro de Televisión Española a la mejor escritora (1976).

En 1975 su libro Cangura para todo fue galardonado con el diploma de Honor del Premio Internacional de Literatura Infantil Hans Christian Andersen, lo que la situaba entre los grandes autores universales de literatura infantil.

A partir de la década de los ochenta Gloria se dedica a numerosas actividades: lecturas, presentaciones, radio, entrevistas, periódicos, visitas a Colegios, pregones, viajes, TV, homenajes… siempre cerca de los niños; publicando continuamente, tanto poesía infantil como de adultos.

El 22 de Noviembre de 1982 se estrena en el Teatro Lavapiés de Madrid su obra Las tres Reinas Magas.

En 1985 le fue otorgado el premio de poesía Ciudad de Baeza; en 1986 es galardonada con la Medalla del día Mundial de Cruz Roja; en 1987 en nombrada Dama de la Paz; y en 1997 Socio de Honor de UNICEF.

Gloria es ya muy querida y popular.

Falleció el día 27 de Noviembre de 1998.

Su autobiografía dice:

Gloria Fuertes nació en Madrid
a los dos días de edad,
pues fue muy laborioso el parto de mi madre
que si se descuida muere por vivirme.
A los tres años ya sabía leer
y a los seis ya sabía mis labores.
Yo era buena y delgada,
alta y algo enferma.
A los nueve años me pilló un carro
y a los catorce me pilló la guerra;
A los quince se murió mi madre, se fue cuando más falta me hacía.
Aprendí a regatear en las tiendas
y a ir a los pueblos por zanahorias.
Por entonces empecé con los amores,
-no digo nombres-,
gracias a eso, pude sobrellevar
mi juventud de barrio.
Quise ir a la guerra, para pararla,
pero me detuvieron a mitad del camino.
Luego me salió una oficina,
donde trabajo como si fuera tonta,
-pero Dios y el botones saben que no lo soy-.
Escribo por las noches
y voy al campo mucho.
Todos los míos han muerto hace años
y estoy más sola que yo misma.
He publicado versos en todos los calendarios,
escribo en un periódico de niños,
y quiero comprarme a plazos una flor natural
como las que le dan a Pemán algunas veces.

Cándida Santiago

abril 02, 2024 in Proyecto Bubisher
FELIS BUBISHERENSIS 0

FELIS BUBISHERENSIS

Hay una gran controversia científica sobre si los gatos son felinos. Para nosotros está resuelta: son lectoras del Bubisher. En esa foto lo ha documentado perfectamente Josito. Leen en árabe, en español y en francés, pero los juegos de la geopolítica les han limitado extraordinariamente el desarrollo de todas sus capacidades felinas.

Juntos nombramos todos los países de África siguiendo un mapa mudo de la editorial Vicens Vives y en el sentido de las agujas del reloj. Desde un país vecino del que sólo es enemigo su casta feudal, hasta el suyo propio: el Sáhara Occidental. ¿Podrías hacer tú lo mismo?

Como puedes ver no llevan ropa de marca, de esa que promocionan los famosos, junto a gafas, zapatillas, cosméticos o relojes… pero tienen el estilo natural más bello del mundo.

Llenan de risas y de juegos las wilayas, los cinco campamentos saharauis, y pueden ser a lo largo del día gato, caballo, hada y por supuesto estudiante puntual que acude a la escuela cargada de una voluminosa mochila de sueños.

¿Has visto hacer alguna vez el signo de la victoria con esa seguridad y ligereza de junco? ¿Ves cómo la portada del cuento con su cielo azul y su arena proceden directamente de la ropa de su lectora? ¿No notas que la chica del bigote gatuno está abriendo la puerta y saludándote a ti, viajera, para que acudas al Bubisher?

Ahora son las risas, los sueños y los juegos y dentro de poco serán el alma de las wilayas. Tejerán esa red de mujeres que con puño de arena sostienen la vida en los campamentos saharauis. Ellas son las hadas que pueblan nuestros sueños. Sus ojos, sus ojos…

Emilio Sánchez

marzo 31, 2024 in Proyecto Bubisher
EL COMPLEJO DE LA LANGOSTA 0

EL COMPLEJO DE LA LANGOSTA

 

Dicen los psicólogos que la adolescencia es como un “segundo nacimiento”, y ponen como ejemplo la metáfora de las langostas: cuando las langostas cambian de caparazón, pierden el viejo y quedan sin defensas por un tiempo, totalmente vulnerables, por lo que tienen que buscar un refugio entre las rocas para evitar caer en manos de los depredadores. Los chicos y chicas, a esas edades, se sienten más vulnerables que nunca y buscan refugios: se encierran en la habitación, se muestran ruidosos y hostiles, ensimismados, o se hacen millones de fotos y videos para el Instagram y el tiktok. La realidad es que se sienten muy inseguros y buscan maneras de proteger su enorme fragilidad.

A qué viene esta pseudopsicológica perorata, os preguntaréis. Os explico: el otro día, una buena amiga, y gran trabajadora, del Bubisher nos comentaba que en las fotos con las que se ilustran estos artículos ve pocos chicos jóvenes frecuentando nuestras bibliotecas en los campamentos, que solo aparecen niños y niñas pequeños. Y nos hablaba de ese complejo de la langosta. A mí me vino a la cabeza otro comentario que ya hace tiempo me hizo una joven saharaui afincada en Catalunya y amante también de nuestro proyecto en el que dejaba caer la idea de que los jóvenes, lo mismo en los campamentos que en la diáspora, no le entraban a la idea del Bubiher; vaya, con una preciosa sonrisa y con cierto temor a la crítica, vino a decirme que “el Bubisher era para viejos, que los jóvenes no sabían de sus actividades, que no formaba parte de sus redes”. Y lo decía con la mejor de las intenciones, por supuesto. De hecho, está poniendo todo su empeño en revertir esa situación (gracias, Nuna).

¿Es cierto esto? Hombre, que son los niños los que más frecuentan los nidos del Bubisher es evidente (por cierto, podríamos preguntar en las bibliotecas de nuestro país si no ocurre lo mismo) pero no lo es menos que son muchas las chicas, especialmente chicas, que encuentran en nuestros centros un lugar de reunión, de estudio, de formación cada vez más importante. Se empieza a concebir allí la biblioteca como un lugar de trabajo cara a los exámenes, y también como un centro en el que recibir información sobre temas que les incumben a ellos y a ellas en su proceso de “cambio de caparazón”.

Y respecto a nuestra visibilización en las nuevas redes sociales, pues vamos camino de ello, los esfuerzos de nuestras chicas bibliotecarias de mostrar a todos su trabajo cotidiano ya empieza a dar sus frutos; ya no solo “los viejos” vemos en Facebook el día a día de los campamentos; me consta que se habla de nosotros, de ellos, y que se les ve cada vez más en las redes que utilizan los más jóvenes. Tarea nuestra es colaborar en este empeño de divulgación del proyecto que, lógicamente, redundará en beneficio de todos: a más conocimiento, más interés y más participación.

Por cierto, ¿sabíais que las langostas no pueden, no saben construir sus refugios y que cuando buscan mejores aguas forman una única fila en la que cada una está en contacto con el abdomen de las otras mediante sus antenas y sus patas? Pues eso, nosotros les ayudamos a construir su refugio, ellos ya trazarán, agrupándose, su línea de actuación. Pero claro, es importante que el caparazón de nuestras langostas poco a poco se vaya haciendo fuerte gracias al trabajo de todos y así, los pulpos y las nutrias, sus depredadores naturales, tendrán más difícil su trabajo.

Javier Bonet

 

 

marzo 29, 2024 in Proyecto Bubisher