Financiación y cuentas claras

Compartimos con vosotros y vosotras nuestro decálogo económico que expresa los compromisos del proyecto Bubisher:

1. Pretendemos dotar a cada una de las cinco wilayas saharauis de una biblioteca y de un bibliobús. En este momento (enero de 2015) están en funcionamiento las bibliotecas y bibliobuses de Smara y Ausserd, y se construye una biblioteca en Bojador, donde ya hay un bibliobús.

2. Es también un objetivo prioritario formar y pagar al personal saharaui necesario para el buen funcionamiento y mantenimiento de bibliotecas y bibliobuses. En la actualidad, el equipo saharaui está formado por ocho personas que reciben un salario; cuando entre en funcionamiento la biblioteca de Bojador, este número ascenderá a diez.

3. Los fondos económicos obtenidos por nuestra Asociación se dedican, en su práctica totalidad, a tareas relacionadas con la habilitación de edificios, pago de personal, mantenimiento de vehículos en los Campamentos y, cuando sea necesario, la compra de libros tanto en España como en países árabes.

4. No nos vinculamos con ninguna institución pública ni privada. Aceptamos donaciones institucionales con la libertad de aplicarlos exclusivamente a los fines de la Asociación, sin ningún otro compromiso.

5. Parte del dinero se obtiene de cuotas de socios. Pero los socios no perciben ninguna gratificación económica por su trabajo en la Asociación, sean cargos directivos o no. En caso de viajar a los Campamentos, el viaje y el alojamiento corren por su cuenta.

6. Las únicas personas que perciben un salario a cambio de su trabajo son los trabajadores saharauis, sueldos adaptados a las condiciones de vida de los Campamentos.

7. Fomentamos y preferimos las microdonaciones; todo el dinero recaudado se gira o se ingresa en una cuenta bancaria, en la que constan ingresos y gastos. De esta cuenta solo pueden extraer dinero dos miembros del Consejo Directivo, de entre el Presidente, el Vicepresidente y el Tesorero.

8. No admitimos la donación indiscriminada de material escolar o libros. A los Campamentos se lleva lo que allí se necesita, no lo que aquí sobra. Una comisión de bibliotecarias y maestras decide lo necesario en cada curso o momento.

9. El objetivo es el mantenimiento de las bibliotecas a largo plazo. Los gastos de personal saharaui se llevan la gran parte de los fondos disponibles. Por acuerdo del Consejo Rector, la cuenta bancaria debe mantener siempre un saldo que sea 1,5 veces el gasto de personal de un año, para garantizar a medio plazo ese pago de salarios.

10. Informaremos públicamente del estado de cuentas al menos dos veces al año. En junio, al cierre del ejercicio, tales cuentas se ofrecen con detalle en la Asamblea Ordinaria de socios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *