MIGRANTES SOMOS TODOS.

¿Quién no es emigrante? ¿Quién no ha cambiado de pueblo, ciudad o país para buscar una vida mejor, para trazar su propio camino? Y si hay alguien, que sin duda lo hay, ¿no tiene ningún familiar que haya emigrado, no desciende de quienes tuvieron que ir a América o Europa para sobrevivir?

Hoy, en el día del migrante, tenemos que empezar por conocernos a nosotros mismos, y celebrar nuestras propias vidas basadas en la busca y el cambio. Hasta los más feroces xenófobos tienen que mirarse por dentro, encontrar sus raíces, reconocer las huellas de su camino por la vida como eso: un camino. Y dejar caminar a los que han perdido la esperanza en su país, en su continente.

Dice un joven saharaui en la preciosa, divertida y dramática película “Hamada”: “Aquí no hacemos nada, y allí no somos nadie”. Ayudémosles primero a ser alguien en su país, por dura que sea esa tierra. Veinte bibliotecarios y monitores saharauis han encontrado esa identidad en su Sáhara: hacen, viven intensamente, son alguien. Y si aún así deciden venir a este mundo descarnado e inhumano, ayudémosles también a ser alguien aquí. Europa tiene poco más de 700 millones de habitantes. África, más de 1.200 millones. Hagamos de África un continente habitable, donde los sueños de vida se puedan hacer realidad. Dejemos de esquilmarles, de apoyar regímenes corruptos a cambio de sus materias primas. Devolverles su propia riqueza y su propia cultura. Esa será la mejor forma de celebrar el día del migrante.

https://www.somosnombres.org/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *