LA MÚSICA NO TIENE FRONTERAS

En la música no existen las fronteras, ni los límites,  ni las razas ni las diferencias.
Con esta premisa viajamos a los campamentos, concretamente a Smara, para colaborar con el proyecto Bubisher. Han sido 10 días  de estancia  muy intensos en los que hemos podido comprobar la maravilla de proyecto, de las personas que lo llevan a cabo y de su profesionalidad. Hemos estado trabajando en las escuelas de la wilaya,  desde infantil, hasta secundaria; llevando actividades musicales a los niños y niñas. Por las tardes trabajamos en el Bubisher, realizando cuentacuentos, juegos de mesa, actividades de ocio , y sobre todo, tocamos nuestros tambores reciclados y otros instrumentos  musicales de percusión. Hemos aprendido ritmos de batucada, hemos jugado con el sonido y también con nuestro cuerpo para fabricar música.
Cada día  vinieron más  niños y niñas, de diferentes edades, y gracias a nuestra presencia en las escuelas, vinieron de nuevas al proyecto.
Ha sido un placer colaborar con el Bubisher  y trabajar mano a mano con las personas saharauis que lo llevan día  a día. Ha sido maravilloso enseñar ritmos de percusión, pero más aún,  ha sido aprender de cada una de las personas que nos han acompañado.
Mónica Núñez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *