CON LUZ PROPIA

Manolo Miranda y Javier Muñiz son dos entusiastas de la promoción de la cultura y del fomento de la solidaridad. Dirigen con acierto la Asociación de Vecinos la Luz (Avilés), en cuya sede voló ayer el Bubisher para guiar a todos los que allí estaban por los campamentos de refugiados saharauis, reposando al final del trayecto en las Bibliotecas Bubisher. Fue un viaje entrañable en el que no faltó ni la emoción, ni la sorpresa, ni las ganas de saber más y más sobre la dureza de la vida en la hamada, ni la rabia por la inacción de quienes son responsables de un exilio de más de cuarenta años.

La Luz es un barrio lleno de vida, lleno de personas sencillas que se acercan y empatizan con quienes sufren conflictos armados y situaciones de refugio, gracias a las charlas que, como la de ayer, organizan Manolo y Javier.

El Bubisher necesita a personas como ellos, que creen que el conocimiento es la forma más directa de generar apoyo a proyectos que luchan por mejorar las condiciones de vida de los refugiados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *