UN JARDÍN PARA LA PAZ

2700 kilómetros de muro y miles de minas antipersona dividen de cuajo al pueblo saharaui y provocan muertes de personas que luchan por la vida.

Una realidad que los niños saharauis aprenden y contra la que se oponen utilizando símbolos tan pacíficos y tan cercanos a la naturaleza como son las flores. Flores que no crecen en la descarnada hamada donde han nacido, pero que ellos fabrican con la ilusión de regresar a su tierra ocupada sin que sus piernas , sus brazos o su vida queden atrapados en ese muro infernal. Flores que en la biblioteca de Auserd crecieron ayer, uniéndose a la campaña STOP MINAS que coordina la Agencia Andaluza de Cooperación Internacional bajo el lema “Un Jardín para la Paz”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *