LOS BIBLIOBUSES POR LOS QUE MUCHOS LUCHARON

Hace dos años, el Bubisher se volcó en la sociedad para conseguir nuevos bibliobuses. Muchos colegios se involucraron en la lucha. Era mucho dinero, y por tanto mucho esfuerzo el que hacía falta. Por aquel entonces solo teníamos uno, el clásico, el que ya cumple once años. Y hacían falta tres más. Costó, pero se consiguió. Alguno ha fracasado, porque su mecánica era demasiado sofisticada para la dureza de la hamada argelina. Ensayo y error, como siempre en este proyecto. Hasta que se ha conseguido. Hubo que cambiar alguno, pero los cuatro están funcionando ya, todo el curso.

Os presentamos a los bibliobuses de Ausserd y Dajla. En las últimas semanas, Inés (Suadu), los ha decorado, para que con su imagen lleven también un mensaje a todos los habitantes de los campamentos. Y este es el resultado. El Ausserd representa al viento. Tan difícil de soportar, pero al mismo tiempo tan hermoso. El viento, que lleva y trae las buenas noticias, desde la biblioteca hasta las escuelas, hasta los barrios más alejados. Y el de Dajla, los rizomas, las raíces de un proyecto y una sociedad que no pueden dejar de crecer. La belleza, el trabajo. El mensaje. Cada mañana, los cuatro bibliobuses visitan los centros escolares. Por las tardes van a por los niños y jóvenes que quieren estar en las bibliotecas y participar en todas sus actividades. Ahora queremos que todos los colegios e institutos que hicieron el esfuerzo para conseguirlos, sepan que su solidaridad tuvo el premio de verlos, tan bellos como útiles. A todos los que colaborásteis: gracias. Seguiremos creciendo, con vuestra ayuda. Mano con mano.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *