JADU

Se llama Jadu, y ahora vive en Canarias, como tantos saharauis. Pero fue una de las usuarias del Bubisher en la biblioteca de Bojador. Hace unos días, coincidiendo con una visita de Gonzalo a su Instituto,el Santa Ana, de Tenerife, organizada por la Asociación Española por la Lectura, se subió al escenario. Avanzó hacia el micrófono emocionada, y ante todo el auditorio, repleto, quiso dar las gracias al Bubisher. Recordaba perfectamente a Fetrana, nuestra querida bibliotecaria, y a Alghailani, el coordinador. Y rememoró sus visitas a la biblioteca, los buenos momentos vividos allí. Pero lo mejor estaba por venir. Jadu no solo lo había pasado bien en el Bubisher. Ahora comienza su andadura como escritora. Y allí, con las manos un poco temblorosas, leyó un precioso relato sobre su pueblo, sobre el exilio, sobre la solidaridad y la lucha por la justicia. Hubo tanta emoción que los aplausos se prolongaron, se prolongaron… Gonzalo, que no había sido advertido antes de nada, le regaló un ejemplar de El niño de luz de plata. Después, cuando acabó el acto, decenas de compañeros de Jadu se arremolinaron en torno a ella para darle besos y abrazos. No hace mucho nos preguntábamos cuál de las niñas y niños que llenan cada día las bibliotecas de los campamentos escribiría algún día “la gran novela saharaui”. Tal vez Jadu.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *