SIN PARAR

Su estancia en Dajla, el intenso trabajo que allí realizaron y el afecto mutuo que se desencadenó entre ellas y las bibliotecarias saharauis, ha generado, desde que regresaron, un despliegue intenso de actividades desde sus respectivos lugares de residencia.

Chus Yuste, en permanente contacto con Suadu, Mermada y Nabguha, les aconseja libros, les propone actividades y resuelve casi al instante las dudas que les surgen y todo lo hace con el sentido del humor y la energía que la caracterizan.

María José Larena sigue transmitiendo su entusiasmo por el proyecto a sus alumnos adultos. Esta semana, el club Comandos Lectores de Valladolid, también entonó el “mano con mano” y descubrió, a través de esta bubishera de corazón y de acción, el magnetismo que ejercen los campamentos.

María José Giral, por su parte, además de aclarar las dudas que en Dajla surgen sobre la catalogación de algún libro, ha presentado el proyecto en el Colegio Nebrija de Ontinar de Salz (Zaragoza) Según sus propias palabras, las fotos y los vídeos entusiasmaron a profesores y alumnos. Y a ella se le despertaron los recuerdos y se le disparó la emoción.

Las tres siguen estando en Dajla, porque la distancia no existe cuando se vive con la intensidad con la que ellas han vivido su faceta de voluntarias Bubisher.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *