EN LA ESCUELA

Ha amanecido un día frío y luminoso. Los niños caminamos hacia la escuela en pequeños grupos. Reímos, nos empujamos, corremos, nos detenemos. Hay que entrar a clase. Silencio.

Sn embargo, hoy no es un día cualquiera, hoy ha venido el bibliobús del Bubisher. Sorpresa segura.

Los bibliotecarios del Bubisher siempre traen libros preciosos, historias especiales, actividades que nos hacen pensar.

Yo soy alumna en una escuela secundaria. No digo mi nombre, porque yo soy todos los niños y niñas de los campamentos. Tampoco pongo el nombre de mi escuela, porque esto ocurre alguna vez en todas las escuelas de los campamentos. Y lo que ocurre es que, hoy, por ejemplo, no solo hemos leído entre todos una historia muy próxima a nuestra realidad, es que, además, nos hemos hecho muchas preguntas, hemos hablado de nuestro País ocupado, de la vida en los campamentos, del futuro. Es decir que a partir de una historia, hemos asistido a una lección sobre la más reciente Historia del Sahara.

Y es que, cada historia que leemos es una lección sobre la vida, sobre el mundo y sobre nosotros mismos. Por eso nos gusta tanto.

Una respuesta a EN LA ESCUELA

  1. Lamento qe quizas en las escuelas no se habla y explica a los niños su realidad No expresnadola tan en negativo por supuesto
    Muchos no saben que viven en argelia creen que vivien en el sahara y estas son sus casas Mi conocimiento se vasa en el contacto de los niños con vacaciones en paz
    De ahi que ni ellos sepan decirnos sus carencias reales ni sotros seamos capaces de intentas abastecerles de ellas
    viven nuestro mundo donde un plastico nos lo da todo y se quedan con lo superfluo marcas y cosas faciles Luego internet ls lleva a un mundo falso de necesidades nuevas que desconocian y les hacen mas infelices creyendo necesario lo que no conocian
    reamos clases en su sociedad de pobres Para que quieren ellos una marca o algo que nadie tiene entre los suyos? para crear diferencias y envidias?
    Sahara libre ya Que su rica tierra les permita conocer la riqueza y valor de lo superfluo y nunca pierdan la autenticidad de la familia y su fe que es lo que les hace grandes ante nuestros ojos vacios de valores

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *