ALOUDA CANTABRIA:COMPARTIENDO EXPERIENCIAS

Un año más, en el marco del programa de Vacaciones en Paz, nos fuimos campamento a Güemes, concretamente a la campa del albergue de peregrinos del Abuelo Peuto. Fueron cinco días de convivencia de los niños saharauis que forman parte del programa, con los niños de sus familias de acogida (hermanos, primos, amigos) y con otros niños y niñas saharauis que viven en Cantabria. De esta forma, buscamos tejer una gran red solidaria que se inicie en la infancia y perdure siempre uniendo lazos entre ambas culturas.

Siempre tratamos de que el campamento tenga, además de su componente lúdico, una línea de educación en valores a través de las actividades que realizamos y cada año buscamos un libro que nos guíe.

Este año en el campamento tuvimos la visita de dos personajes entrañables: Najib, un niño saharaui que vive en el campamento de refugiados de Smara, y del niño de luz de plata, el hijo de la luna.

Elegimos el libro “El niño de luz de plata” primero, porque a partir de él podíamos trabajar y explicar, a quien aún no la conocía, la situación del Sáhara, y por lo tanto de los niños saharauis que están con nosotros, pero también porque podíamos trabajar valores como la amistad y la generosidad.

 

A través de su lectura en castellano y en árabe y de la representación que cada noche y alguna mañana se realizó recorrimos las calles del campamento de Smara con Najib, hablamos con la luna, conocimos a Luz de Plata y a Zabbat y su avaricia.

Najib nos dejó una frase que todos los niños se llevaron en un pequeño bote de cristal con su lágrima de luz de plata como recuerdo de este campamento 2018: “ Un amigo no es alguien de quien quieres algo, sino alguien para quien quieres lo mejor”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *