EL SECRETO DEL BUBISHER

Un año más, el colegio Jovellanos, de Gijón, ha celebrado el acto de la entrega de los fondos recaudados para el Bubisher. 727 euros, ni uno más ni uno menos, porque cada euro es vital para este proyecto, y cada euro aportado por cada niño, una proeza vital para él. Es el fruto de un mercadillo de libros usados para poder comprar libros nuevos, para amueblar la biblioteca de Dajla, para pagar un sueldo digno a todos los bibliotecarios saharauis del Bubisher.
Por si fuera poco, los chavales (y las familias, y los maestros) del Jovellanos, han hecho también su actividad para recaudar dinero para bicicletas para los niños de Nepal. Y muchas cosas más, porque éste es un colegio modélico en la enseñanza de la solidaridad, una materia no lectiva, pero imprescindible en el mundo de hoy, todavía injustamente repartido.
Ese es el secreto del Bubisher: niños que recaudan dinero con esfuerzo, para que niños con carencias las vean satisfechas. Un círculo perfecto, y virtuoso.
Para seguir adelante, el Bubisher necesita muchos más colegios como el Jovellanos. Ya contamos con ellos, pero para seguir avanzando, para empezar a pensar en otro bibliobús y otra biblioteca para el campamento de El Aaiun, el único que nos queda para cumplir un sueño. Porque esa es la palabra: sueño. Quién nos iba a decir, hace diez años, que nos iba a quedar tan poco para que todos los saharauis de los cinco campamentos pudieran contar con una biblioteca pública, un bibliobús, y amorosos bibliotecarios dispuestos a darles algo tan importante como el alimento: cultura. Para ser libres, para decidir su futuro, para imaginar la libertad.

Una respuesta a EL SECRETO DEL BUBISHER

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *