QUERER ES PODER

 

La biblioteca de Auserd es todo un ejemplo de lo que se puede llegar a hacer con pocos recursos y mucha imaginación. Desde el principio, Gajmula se ha empeñado en hacer de la que ya es su biblioteca por derecho propio, un espacio lleno de vida, de colores y de alegría.

En Auserd no cuentan con el apoyo de ningún voluntario, pero quienes estos días se mueven por los campamentos pueden comprobar cuando se acercan a la biblioteca de esta wilaya, que está permanentemente llena de niños que participan con muchísimo interés en las múltiples actividades que Gajmula les propone, que el entorno de la biblioteca está bien bonito, a pesar de que su ubicación no es la mejor posible y que los visitantes son recibidos con una amabilidad exquisita. Y todo ello se potencia si se tiene en cuenta que Saad aún no se ha incorporado plenamente y que no cuentan por el momento con bibliobús, porque tiene una avería seria y están tratando de repararla.

Gajmula madruga y mucho, se viste con su mejor sonrisa y una bonita melfa y llega puntual al la biblioteca, porque la puntualidad, dice la propia Gajmula, es parte esencial del trabajo. Y antes de que los niños  empiecen a aparecer, ya ha regado los árboles y ha preparado las actividades del día.

Gajmula es, sin duda, el ejemplo vivo de que querer es poder.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *