CLARA

Cada noche, después de un agotador día de trabajo, su mirada se detenía en algún rincón del campamento y en sus manos corría el lápiz surcando el papel con trazos limpios . Y uno de aquellos muchos días, la luna iluminó las jaimas y los corrales, los rostros cercanos y la tabla del té. La tierra  se tiñó de plata y ella atrapó aquellos momentos únicos en su cuaderno de artista. No sabía entonces que estaba creando las espléndidas ilustraciones que hoy complementan, de forma perfecta, un libro ideado por un grupo de niños saharauis dirigidos por la batuta de quien compartió con ella noches de luna llena.

Clara Bailo no solo diseñó como arquitecta, junto a Rogelio Martín, la biblioteca de Smara, no solo cogió pico y pala y acarretó adobes sino que, además, en las pocas horas de descanso, su vena artística no dejaba de latir.

Clara estará el sábado en Zaragoza presentando El niño de luz de plata. Seguramente, ella contará con mucha más precisión todo lo que vivió y sintió mientras creaba las ilustraciones que dan luz al libro.

Clara: Enhorabuena por tan magnífico trabajo.

 

 

 

 

2 respuestas a CLARA

  1. José Luis Villena

    Ha sido un gusto leer,ver y soñar el niño de luz de plata. Enhorabuena.

  2. Maite Murillo Garcia

    Allí estaremos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *