Cuba: Un mundo de solidaridad

image copia

 

En la memoria de nuestros corazones siempre estarán todas aquellas personas, pueblos y países, que en cualquier momento de nuestra historia nos han ayudado de una o de mil maneras.

Dicen que nadie logra el éxito sin la ayuda de los demás. Es cierto, por eso, los saharauis somos agradecidos y nunca dejaremos de serlo. En esta lista de solidaridad, Cuba ocupa un lugar especial, por su generosidad y solidaridad sin límites.

El pueblo saharaui se ha beneficiado enormemente de la ayuda que le ha brindado Cuba, desde los años setenta del siglo XX hasta la actualidad. Una ayuda, que se inició antes del 20 de enero de 1980, cuando la isla caribeña reconoció a la República Saharaui.

La educación, la sanidad y la defensa de nuestra causa en los foros internacionales han sido los pilares de esa ayuda, aunque no los únicos. Somos miles de saharauis los que hemos cursado estudios en Cuba. Ni nuestras familias ni el gobierno saharaui tuvieron que pagar nuestras matrículas, ni alojamiento. No desembolsaron un centavo por nuestros libros de texto, ni por los cuadernos, ni lápices. Tampoco lo hicieron por ninguna actividad extraescolar, educativa o cultural. Ningún estudiante saharaui pagó nunca los uniformes escolares que vestíamos.

La educación que hemos recibido en Cuba, por lo general, fue mucho más creadora, efectiva y motivadora, que la que percibieron otros estudiantes saharauis en otras naciones amigas. Una educación que, desde el preescolar hasta la Universidad. es (y sigue siendo), pública y totalmente gratuita.

La mejor manera de homenajear al difunto líder y fundador de la revolución cubana, Fidel Castro, es reconocer toda la lucha que él ha levado a cabo (junto con su pueblo), a favor de todos los pueblos desposeídos.

Somos muchos los saharauis que llevamos un recuerdo imborrable de este hermoso país, de su gente, su clima, su cultura; del sentido del humor de sus habitantes, de su gastronomía  y  de su rica  literatura, de su idiosincrasia en general. Una idiosincrasia que ha influido en nuestra manera de ver e interpretar el mundo. Creo sinceramente, que no somos pocos, los que también, nos sentimos cubanos. Y por eso, podemos afirmar  que Cuba es nuestra segunda patria.

Gracias Cuba.

 Liman Boisha

Presidente de la Asociación Escritores por el Sahara- Bubisher

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *