EN BUENAS MANOS

 

DSC_0051

 

De la misma manera que no se le pueden poner puertas al mar, es imposible poner cadenas al vuelo libre del futuro. Y porque el futuro es cosa de todos, nadie impedirá que en los campamentos ese futuro se pinte con los colores de la esperanza, de la grandeza de una generación que crece leyendo, pensando, afianzando su identidad, construyendo su mañana.

A pesar de estos momentos inciertos, a pesar de la injusticia y del dolor o, mejor dicho, también por ello, los monitores del proyecto Bubisher luchan cada día más por inyectar a la población saharaui ese aliento de vida que es la lectura. Y lo consiguen. ¡Vaya si lo consiguen!: Entusiasman a los niños, dan cursos de formación a las mujeres, forman a bibliotecarios, prestan libros, recorren las dairas día a día llevando los libros hasta el último rincón de la hamada.

El Nido es hoy un lugar de encuentro en el que, bajo la atenta mirada de Ahmed, Fanna, Fatimetu, Kabara y Larossi, se estudia, se hacen actividades creativas, se sugieren lecturas, se transmite el aroma de la cultura.

En las escuelas, Kabara y Alghailani abren un libro y se hace el silencio, se abren los ojos inmensos de los niños y se filtran las palabras, enlazadas en historias, hasta lo más profundo de sus mentes. Y cuando el libro se cierra, las palabras se han organizado en ideas que salen al exterior en un permanente intercambio de opiniones, de preguntas, de contraste entre las diferentes formas de pensar.

 

DSCN0096DSCN1482

 
En los clubes de lectura, Fatimetu, Kabara y Alghailani prolongan esta ráfaga de pensamiento que van tejiendo día a día. Y los bibliobuses y la biblioteca vibran con el movimiento incesante de niños, cada día más, que quieren formar parte de este mundo abierto y plural que se teje en torno a la cultura.

 

DSCN0492-1

En el Nido, Fanna y Ahmed no cesan de impulsar el préstamo, de asesorar a los usuarios de la biblioteca, de buscar caminos para ampliar el fondo en árabe, puesto que es muy grande la demanda entre los adultos que cada vez más, acuden a la biblioteca.

 

SAM_1996SAM_1985

Y Larossi, siempre atento a todo lo que ocurre en el proyecto, participa en todas estas actividades y ejerce de fotógrafo. Gracias a él, las imágenes dan testimonio de esta realidad que es hoy el Bubisher.

 

SAM_0896

De momento, no podemos viajar a los campamentos, pero esa circunstancia no impide en absoluto que el Bubisher vuele cada vez más alto. Y más bello. Porque ahí esta Hassana siempre, velando por las instalaciones, ingeniándoselas  para que todo funcione, para que hasta los árboles crezcan.

DSC_0188

Fatimetu, Ahmed, Kabara, Fanna, Larossi, Alghailani, Hassana: La nueva generación de los hombres libro, son hoy los niños a los que estáis ayudando a crecer, de momento, en Ausserd y en Smara. Vuestra labor es un modelo a seguir y un orgullo para quienes formamos parte de este proyecto.

Pero falta alguien en este recorrido, alguien que envuelve y asesora, que coordina y mantiene unido a este magnífico equipo de hombres y mujeres comprometidos con la cultura. Ese alguien es Hamida, la persona que ha sabido dar forma y generar lazos de unión entre todos los que formamos la familia Bubisher. Un magnífico coordinador y una bellísima persona.

DSC_0169